Estimulación Sensorial

El concepto de estimulación sensorial hace referencia a la entrada de información del entorno al sistema nervioso a través de los sentidos para elaborar sensaciones y percepciones.

Esto constituye el primer pilar sobre él que se construye cualquier aprendizaje, ya que es la primera etapa del desarrollo de las funciones cognitivas básicas que son atención y memoria.

El objetivo principal de la estimulación sensorial es el de mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad, trabajar las sensaciones, la percepción y lo sensorial, que son capacidades básicas del ser humano. Se busca así mejorar la asimilación de la información sensorial que se les ofrece, optimizando su relación con el entorno y por tanto sus aprendizajes.

En un ambiente con estímulos controlados, se trabajan las sensaciones teniendo el niño la libertad de explorar, descubrir y disfrutar de experiencias sensoriales. Dentro del trabajo de estimulación multisensorial, los objetivos que se plantean son:

  • Promover la interacción, el desarrollo y la comunicación, partiendo de las necesidades humanas más básicas,.
  • Favorecer la situación personal y social del niño mejorando y desarrollando las condiciones psíquicas y físicas.
  • Desarrollar e iniciar estrategias de comunicación e insistir en las capacidades sensorio-perceptivas ajustadas a las posibilidades de cada niño

 Los estímulos deben presentarse  en cantidad y calidad adecuada, porque tan nocivo es para los sistemas funcionales, la hiper-estimulación, la estimulación fluctuante y la estimulación a destiempo, como la ausencia de estímulos.

 

Los tipos de estimulación que trabajamos:

  • Contribución a la Estimulación Basal.

Dentro de la estimulación basal, encontramos tres áreas distintas que han sido mencionadas anteriormente: la somática, la vibratoria, y la vestibular.

        – Estimulación somática.

El área somática hace referencia a la capacidad del sujeto para sentir con todo su cuerpo.

Es aquella percibida por todo el cuerpo, especialmente la piel y por la cual podemos diferenciar entre el mundo y yo.

        -Estimulación vibratoria: autopercepción.

El área vibratoria se refiere a la capacidad del individuo para sentir las ondas vibratorias en su interior, ya sea en el sistema óseo

El cuerpo está compuesto por diferentes cajas de resonancia. Estas permiten la percepción interna del cuerpo mediante sus ondas vibratorias. La utilización de esta vibración para el conocimiento de nuestro propio cuerpo es lo que llamamos estimulación vibratoria.

        -Estimulación vestibular.

Por último, en el área vestibular, nos referimos a toda experiencia del ser humano relacionada con la gravedad y su posición en el espacio, ayudando a asegurar el equilibrio y coordinando la visión.

El órgano de percibir esta sensación está situado en el oído interno, éste se encarga de regular la postura y la orientación espacial y la integración de cambios del cuerpo en relación al espacio.

  • Estimulación visual.

Utilizaremos la sala de estimulación multisensorial para trabajar la estimulación visual con actividades de fijación de la mirada, seguimiento visual o percepción visual.

  • Estimulación gustativa.

Estimularemos esta área mediante la discriminación de sabores.

  • Estimulación auditiva.

Para estimular la audición trabajaremos el volumen, relación de sonidos con experiencias previas, estimulación del resto auditivo o el timbre de objetos de la vida diaria

El cuerpo está compuesto por diferentes cajas de resonancia. Estas permiten la percepción interna del cuerpo mediante sus ondas vibratorias. La utilización de esta vibración para el conocimiento de nuestro propio cuerpo es lo que llamamos estimulación vibratoria.

  • Estimulación táctil.

Esta sensación se percibe mediante los receptores somáticos (mecanorreceptores, termorreceptores y nocireceptores).

El sentido táctil es una de las vías de entrada de información, junto con el oído y la vista. En la sala de estimulación se puede trabajar la sensibilización y desensibilización táctil, por ejemplo.

El nivel de integración del sistema táctil está estrechamente relacionado con el grado de madurez del sistema nervioso central, por lo tanto, la estimulación de este último influirá en su desarrollo global.

  • Estimulación olfativa.

El olfato es un sentido que estamos utilizando todo el tiempo de manera inconsciente. Lo podemos trabajar como evocador de recuerdos y como anticipación. Podemos utilizar por ejemplo siempre el mismo perfume.

En otra ocasión os describiremos una sesión de estimulación sensorial a modo de ejemplo, para que os hagáis una idea de cómo ponemos en práctica toda esta teoría que acabamos de exponer, en la que se fundamenta lo que hacemos. Pero como en cualquier práctica necesitamos conocer muy bien antes de intervenir porqué lo hacemos así.

En definitiva, la estimulación sensorial no debe entenderse como una terapia, sino cómo una forma de trabajo, una forma de ver y trabajar en el dia a dia, donde los profesionales que intervienen junto a personas con diversidad funcional, pueden actuar buscando siempre objetivos de estimulación sensorial, sea cual sea su especialidad o ámbito de intervención.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.