¿Qué podemos hacer con todo esto?

Disfrutar, experimentar, recordar y vivenciar a través de la música nuestra cultura y todo lo que la rodea por el camino de la música.

Hace años se usaban como instrumentos musicales los propios utensilios de cocina o trabajo como los platos, las cucharas, los dedales de la costura, las azadas del huerto, conchas recuperadas de vieiras, tixola, botella de anís, lata de pimentón…se buscaban utensilios que tuviesen sonidos propios y fuertes que se pudiesen hacer ritmos para acompañar canciones.

También eran habituales las panderetas y un acordeonista que sería el mismo para todas las ocasiones.

Dentro de la música tradicional, tanto en Galicia como en el occidente asturiano, era muy habitual denominar a las fiestas “Serán”, en castellano “atardecer”. Pues era justo en ese momento cuando las gentes salían a celebrar con la música local. Todo el pueblo acudía con sus “instrumentos” y así se propiciaban los encuentros.

Había un orden en las producciones musicales, en primer lugar se bailaría una jota, a continuación una muñeira (que serían bailes sueltos) y proseguían con un pasodoble que es un baileagarrado.

Algunas de las características del Taller de Instrumentos Tradicionales fueron la participación activa y el disfrute individual a través de la exploración libre de la sonoridad percutiva de los utensilios y el fomento del trabajo en grupo a través de la reproducción de canciones típicas con varios instrumentos a la vez.

Previamente a la aplicación del taller se realizó, junto con el profesorado, un análisis de las necesidades y potencialidades de cada uno de los participantes con el fin de adaptar la actividad a sus características.

Así nuestros alumnos conocieron y tocaron los instrumentos tradicionales, experimentando sus sonidos y recordando la cultura musical gallego-asturiana.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.